Bienvenido, Fran

A ver si voy a ser el único que no se permite el apelativo, pese a no tener el gusto. Por encima del discutible mérito de haber perpetrado (aunque cuando se intentaba dejar como una patena) esa atrocidad política, jurídica y sintáctica, en contundente definición de Arcadi Espada, que es el Estatuto pendiente de sanción por el TC, se vislumbra un perfil discreto, en el mejor de los sentidos. Valga el inadvertido detalle que apunta Agustín Yanel en El Mundo: “En abril de 2004, tras ser nombrado secretario de Estado, una de las primeras cosas que hizo fue suprimir las comparecencias ante los periodistas que convocaba su antecesor en ese puesto, Jorge Fernández, para presentar las encuestas del CIS. Consideró que era mejor facilitar todos los datos a los informadores y que ellos sacaran sus propias conclusiones de cada sondeo en vez de exponer él las suyas.”  Un talante bien distinto del de su predecesor y, ay, del de su jefe, que sería su subordinado en la Universidad. El justo desapego de la retórica que necesita España.

Alonso Freire

pd: Sí, sí, los diputados socialistas que le jalearon como torero. ¿Y los que lo hicieron desde los medios y ciertos blogs?.

Deja un comentario

Archivado bajo No te cortes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s