Atentos al obituario

Acaba de morir Solzhenitsyn. En los inicios de la Transición estuvo por aquí. Iñigo le agasajó con un cochinillo en Cándido antes de encerrarle en un plató de la mejor televisión de entonces, que era la única. Allí, el Nobel les explicó a los que empezaban a ser antifranquistas con el Dictador de cuerpo presente lo que era un sistema totalitario. Ellos, encabezados por Juan Benet y sin que nadie rechistara, le escupieron. Su existencia, dijeron, justificaba la del Gulag.

Con Benet podrá ajustar cuentas ahora. A los demás les estoy esperando.

****

Del Manifiesto y el nacionalismo leonés. Reincidiendo.

Alonso Freire

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo No te cortes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s