La Cinta de Moebius (I): Primer – Los Cronocrímenes

Allá por 2004 nos soprendió una película destinada a ser producto de culto. Se trata de “Primer”, ópera prima de Shane Carruth, ingeniero industrial que se granjeó el afecto de los aficionados a la buena ciencia ficción, así como de los internautas que gustosamente discutieron los entresijos de su película. Precisamente internet ha sido un campo abonado para Nacho Vigalondo, autor de “Los Cronocrímenes”, hasta el punto de proponer una experiencia interactiva donde el usuario debía idear su ‘cronocrimen’ particular. Este cántabro treintañero, bloggero y excelente cortometrajista se codea con el sector geek más hardcore que puebla este país, abarcando desde su columna mensual en la revista Superjuegos Xtreme a sus colaboraciones habituales con la gente de Muchachada Nui.
“Primer” es una película de grano duro y exigente con el espectador, que en ocasiones nos recuerda a esa joya del cine de culto que es “Pi: fe en el caos”. Empezando con una trama de desarrollo y espionaje industrial, se deriva lenta pero inexorablemente hacia una apuesta sci-fi de lo más trillado: la máquina del tiempo.
Aquí, en cambio, no veremos ni condensadores de fluzo ni el simpático kitsch que siempre ha acompañado a las versiones fílmicas del clásico de HG Wells. La máquina del tiempo en ‘Primer’ es industrialmente plausible, como lo son las interpretaciones tanto del propio Carruth como de sus compañeros de reparto.

Algo más flojo se muestra el propio Vigalondo en su papel de becario trabajando en fin de semana, cediendo el peso de la película a la soberbia actuación de Karra Elejalde. La máquina del tiempo de ‘los cronocrímenes’ también ofrece un aspecto convincente, salvo por algún detalle puntual. Esta cinta apuesta por recorrer un tiempo conocido y en ver la evolución que sufre tanto el personaje principal como el tono de la película en sus sucesivas iteraciones. Así, pasamos del desconcierto de los primeros minutos al ‘thriller’ de su segunda parte, para finalmente esbozar una sonrisa cómplice con la previsión y sabiduría que alcanza el personaje de Hector. “Los cronocrímenes” es una película pequeña, humilde, redonda y perfecta … como una ecuación de segundo grado con un protagonista perfectamente imperfecto.

En contraposición, ‘Primer’ es una película más compleja pero perfectamente afinada, que exige un gran esfuerzo por parte del espectador que quiera comprender toda su trama, en cualquier caso disfrutable. Vendría a ser una de esas grandes ecuaciones diferenciales que tanto gustan a los matemáticos: asusta al principio pero sigue siendo bella en su lógica particular.

DC

Anuncios

7 comentarios

Archivado bajo No te cortes

7 Respuestas a “La Cinta de Moebius (I): Primer – Los Cronocrímenes

  1. A ver si no se me ha descuajaringado la adormilada neurona -única superviviente de una oscura etapa de adicción al pegamento en barra (Pritt, por supuesto)- al leer esta cinta que otros llaman reseña o crítica.

    Resulta que nosotros somos A, un insignificante punto en una banda que se contonea para ofrecer un caótico círculo imposible de orientar. Ese A un día va al cine, sin saber siquiera que es A ni que está en una moebiana cinta, a punto de sufrir los innumerables giros del destino y de la matemática. A, ajeno a lo que va a presenciar, paga cristianamente la entrada del cine para ver la peli que le ha recomendado su primo (como los números…¿el primo de A será 3?) con un raso: “Véla, véla, que’stá tá guapa”. Y él va y la vela pensándose que va a ver una peli guapa del crack Vigalondo, pero resulta que no; A, engatusado por su primo 3, ha encajado su trasero en una butaca -chicle seco pegao, por supuesto- para abrocharse el cinturón y los tirantes y desfilar por una serie de puntos o fotogramas que son la cara visible de una cinta (o película) que es, a su vez, el reverso de una banda o cara Primer-a diseñada por un tal Carruth, el cual tendría como espectador a un punto llamado A’, el cual, aconsejado por su primo 3′, encajaría su trasero’ en una butaca’ -ésta con el chicle’ pegao de rigor- para desfilar por una serie de puntos’ o fotogramas’ que son la nuca invisible de una cinta’ (o película’) que es, a su vez, el reverso’ de una banda configurada por el resto de películas, constituidas todas a base de retorcer la cinta anterior, operación que se extiende de forma indefinida hasta llegar a una fábrica lyonesa en blanco y negro, la cual torció por primera vez esa esfera que todos creíamos sin misterios que es la vida.

    ¿Entendí bien la crítica, DC”?

  2. DC

    Creo que tu neurona realiza sobreesfuerzos. Por eso siempre recomiendo pegamento Imedio, que deja menos secuelas.

    Reconozco que el primer borrador del texto pretendía ser, efectivamente, un texto infinito de tres párrafos en el que el lector diera múltiples vueltas cuál hamster con sobredosis de RedBull. Lógicamente, no soy Borges, por lo que quedaba más elegante reescribir todo lo escrito; eso sí, conservando una estructura circular, las referencias cruzadas y el título. De hecho, me gustaría conservar ese título vestigial para seguir comentando cosas que guardan una estrecha relación (aparente o abiertamente subjetiva), con la sana intención de dar a conocerlas a los que tengan a bien leer la entrada correspondiente. Y por supuesto, de discutirlas como y cuando convenga.

    Justamente el lunes comentaba con un amigo uno de los puntos que tocas. ‘Los Cronocrímenes’ padece una cosa que entonces dimos a llamar “efecto ‘Extrañas Coincidencias’ ” (efecto que por otros lares conocemos sobradamente como “hype”), y es que si te machacan con que la peli es buena y vas a verla con expectativa, puede decepcionar. Ahora, como descubrimiento es de lo mejor que se puede ver en estos momentos de carteleras plagadas de aventureros viejunos, monstercos verdes hiper-vitaminados y pandas que emulan pequeños saltamontes.

    Si quieren más textos donde se comenta la película (y sólo la película) del señor Vigalondo, pueden mirar aquí (http://librodenotas.com/butacanonumerada/14107/no-parecerse-a-casi-nada)
    o incluso en foros ;-)
    (http://www.mondo-pixel.com/foros/topic.php?id=225)

  3. Veo que una vez más, DC, nos conduces al círculo infinito que dices querer trazar: nos remites a un foro en el que tú mismo, bajo la firma “Kurt’s Rejoinder” -la cual es el título de una canción de Brian Eno en cuya letra encontramos expresiones tales como “round round round”, “on the wheel” o “the mirror man”, todas ellas muy encaminadas al juego de espejos y de cintas infinitas de las que pareces disfrutar-, te remites de nuevo a este blog, el cual nos remitirá después al foro (o foro’), y éste al blog’, y ése al foro”, y éste al blog”, y así sucesivamente hasta que la conexión al interné salte por los aires, eso sí, trazando una espiral aérea tendente a infinito.

    Sólo una cosa antes de acabar el comentario: pase que te burles de la nueva peli de Julc (difícilmente alcanzará la maestría de la anterior), pero me parece horrible que critiques una película tan “pandástica” como Cunfú Panda, la cual promete no sólo ser la peli del verano, sino también la canción y, ¿por qué no?, también el desayuno estrella durante la operación bikini.

  4. Kurts_Rejoinder

    Bueno, Oooopssss (supongo que Car será apellido) para alivio de tu neurona sobre-revolucionada, voy a ofrecerte algo de linealidad.

    No veo porqué parar en el desayuno, ese panda puede ser también comida, merienda y cena, es más, íncluso bikini en plena operación idem. Lástima que ese puesto de mascota del verano ya lo tengan reservado el Chikilikuatre y los recientes éxitos deportivos con sus respectivos cánticos.

    Esas acusaciones de infinitud son infundadas, ten en cuenta que de ser ciertas, un incauto lector “A”, animado por su primo, “3” o por el texto que se colgó en su día en el blog, que llamaremos “T”, debería debería visitar el link al que haces referencia, el cual le volvería a traer a esta misma página donde ese sujeto A’ leería el mismo texto T’, el cual habla sobre una película “P” que a su vez es la imagen de una película P’, que un sujeto A” había ido a ver por consejo de un primo 3′ o de un texto T” que a su vez era imagen de otro texto T”’ , el cual había sido consultado por el sujeto A”’, el cual, al fin, iría a ver una película tras la recomendación R, que consiste en un escueto pero intenso “véla que está tó wapa”, o en un texto que un día leyó donde alguien comentaba la película P”’ en relación a la película P”, la cual, según le han dicho o ha leído, guarda alguna relación con la película P’, que resulta ser la imagen de otra película P que algún sujeto A”” ha ido a ver.

    En definitiva, y para dar un poco de linealidad al asunto, el sujeto A acabaría con tantas comillas al lado de su nombre que lo más seguro es que decida ir a ver la última del Güil Esmí y evitar así esas trampas que, sin dudar, lo encerrarían en un loop infinito de películas y textos en foros.

    DC

  5. samuel

    sobre la ecuacion de la cinta de mobius

  6. samuel

    proporcioname sobre la ecuacion de la cinta de mobius

  7. DC

    Hola, Samuel;

    no sé muy bien a qué te refieres, pero un buen punto para empezar siempre es la wikipedia:
    http://es.wikipedia.org/wiki/Cinta_de_Moebius

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s