Veinte años no es nada

Verano del 88. El equipo que dirigía, por última vez, Miguel Muñoz, y que capitaneaba, también por última vez, José Antonio Camacho, comenzó con una prometedora goleada a Dinamarca, similar a la de dos años antes en el Mundial de Méjico. Pero pronto la realidad del grupo se impuso, ya que Alemania e Italia eran dos escollos muy difíciles de salvar en un campeonato que terminó ganando la Holanda de Van Basten y Gullit. Italia y Alemania, los dos equipos que han quedado en el camino y que le dan un genuino sabor a gloria al triunfo español.

Fue la primera de muchas decepciones que se compensaron anoche aunque, ay, puede que haya llegado demasiado tarde. Tarde como la primera Copa de Europa en color de mi equipo, después de aquellas tres semifinales seguidas que alcanzaron la Quinta del Buitre y compañía. Quizá seamos una generación marcada para siempre por la impotencia sentida una y otra vez frente a la pantalla y eso explique cierto pesimismo. Por eso envidié anoche a los quinceañeros que caminaban Goya abajo hacia Colón enfundados en sus banderas de España, como ahora a los niños a los que escucho comentar a gritos el partido mientras chapotean en la piscina al inicio de sus interminables vacaciones escolares. Para ellos, los Casillas, Villa, Torres o Senna son, y ya para siempre, entrañables referencias con las que aliñarán sus tertulias sentimentales del futuro. Para nosotros, que superamos por poco la media de edad del once inicial de Luis Aragonés, suponen la imborrable huella del paso del tiempo y la evidencia de que al final fueron ellos quienes lograron el sueño compartido en tantas pachangas de patio de colegio.

coda: felicito a Luis Aragonés por el gran éxito que hará que sea recordado siempre. Pero no me arrepiento de haber pensado mal de él por quedarse después del Mundial en contra de sus propias palabras, ni por sus salidas de tono, ni por sus fracasos deportivos anteriores. Lo cortés no quita lo valiente.

Alonso Freire

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo No te cortes

Una respuesta a “Veinte años no es nada

  1. LoRenzo SaLdaÑa

    No puedo estar más de acuerdo en la coda. Por más que haya ganado, creo que la mayoría de críticas a Luis fueron justas, por no cumplir su palabra y por ser una persona bastante soberbia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s