España cainita

El diario global no quiere dejar mal al Jefe del Estado, pero una conversación de la que se ha enterado le describe como un mamporrero; la clase de tipo que intenta cargarse a un periodista presionando a su patrón. No hay problema, ya que el periodista en cuestión es uno de los más odiados por los parroquianos del periódico. Entonces, claro, primará el sectarismo de, y perdón por el pareado, “dime contra quién y entonces te diré si me parece bien”.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo No te cortes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s